5 trucos para controlar la ira

La ira es una emoción que todos, tarde o temprano, experimentamos. De forma implícita, la ira es una emoción rechazada a la que muchos no se atreven a mirar a la cara.

Todas –repito–, todas las emociones tienen una función y una razón de ser. La ira te indica que algo no te agrada y te activa para modificar o transformar en la medida de lo posible esa situación.

¿Cómo controlar la ira?

1. RESPIRA. La ira está caracterizada por una intensa reacción emocional. Tomarte unos minutos para identificarla y bajar pulsaciones permite no actuar de forma impulsiva y colérica.

2. IDENTIFICA LA EMOCIÓN. Enfado, impotencia, cólera, odio son diferentes estadios y diferentes matices dentro de la misma familia de emociones. Reconócela, mírala a la cara porque te trae información valiosa. ¿Qué es exactamente lo que te ha molestado? Taparla solo sirve para que crezca debajo de la alfombra.

3. DESAHÓGATE. Descarga la rabia. ¡OJO! Existen muchas técnicas que no implican a otras personas como, por ejemplo escribir, garabatear o pegar cojines. Que tú estés enfadado no significa que los demás deban pagar por ello. Es tu enfado y gestionarlo es responsabilidad tuya.

4. HABLA. Ahora sí, la emoción ha tenido tiempo de digerirse. En ocasiones, las tres primeras fases duran unos instantes; otras tardan días, meses o años. Dependerá de tu habilidad gestionando emociones y sobre todo de lo nuclear que sientas el conflicto. Cuanto más importante sea para ti, más nudos habrá que deshacer. Ha llegado el momento de comunicar lo que te ocurre de forma asertiva. Presta atención a tus palabras. Usa frases que hablen de sentimientos y no de actos. No culpabilices. Antes de hablar pon atención en la intención de la conversación y las posibles consecuencias.

5. RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO. En esta fase tenemos dos opciones: o bien has podido resolver el conflicto de forma asertiva, o bien debes desapegarte. Esta doble alternativa parece muy simplista, pero debes tener en cuenta que existen conflictos que no dependen de ti. Si has hecho todo lo que estaba en tu mano para resolverlo y no ha sido así puedes reintentarlo las veces que quieras o soltar ese conflicto. No es algo que esté en tu mano cambiar, lo que sí está en tu mano es cambiar la visión del conflicto.

Espero que este artículo te haya ayudado a entender cómo funciona el ciclo de la rabia.

Si quieres seguir recibiendo más información sobre la gestión de emociones suscríbete a mi newsletter.

 

Mar de Borja
ecoutelamer@gmail.com

Mar de Borja es psicóloga holística y creativa por eso trabaja enfocada en esos espíritus libres que quieren encontrar la paz interior para disfrutar de la vida. Emprendedora, practicante de la meditación y amante de la naturaleza. Cree firmemente que todos tenemos derecho a ser plenamente felices y su misión es ayudarte a que sigas tu propio camino.

No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies