¿Cuál es mi misión de vida?

 

Cada vez son más personas las que llegan a mi consulta apasionadas con lo que hacen en la vida o buscando apoyo para dar el gran salto.

Ese gran salto suele ser que, a raíz de descubrir, tengan la edad que tengan, que lo que hacían hasta ahora no les hacía feliz y apuestan por ell@s para dar un cambio de rumbo en su vida. Dedicarse a su misión.

Si estás familiarizad@ con el término, incluso si conoces perfectamente cuál es tu misión de vida, este post te sirve como recordatorio. Eso que a veces hacemos de reconfirmar lo que ya sabemos.

Si desconoces cual es tu misión, aquí van 7 ideas que te pueden ayudar en el proceso de búsqueda.

Pero… ¿de qué estamos hablando cuando decimos “misión de vida”?

No me gustaría que las palabras te confundan porque a veces el rollo místico nos marea, así que te lo explico lo más mundano que pueda.

¿Sientes que has venido a hacer algo en este mundo? ¿Qué?

Si consigues responder estas dos preguntas, probablemente sepas tu misión, es decir, a lo que has venido.

Tod@s tenemos una misión común: la de disfrutar la vida, la de gozar de estar vivos, la de vivir plenamente en la tierra.

Y luego, individualmente, tenemos distintas misiones como por ejemplo:

  • Aportar alegría a través del canto
  • Inspirar a través de artículos
  • Ayudar a sanar heridas emocionales
  • Construir casas para que se creen hogares

 

7 Ideas sobre tu misión de vida:

 

1. Calma

En demasiadas ocasiones he visto personas agobiadas porque no encuentran su verdadera pasión y perdidas profesionalmente. Respira y permítete vivir este momento de la mejor manera.

2. ¿Qué querías ser de niñ@?

Cuando somos niños, estamos mucho más conectad@s con nuestra alma y de manera espontánea puede surgir, en juegos, ese llamado interno.

Yo, por ejemplo, jugaba a ser maestra y, aunque finalmente me decidí por la Psicología, doy formaciones y llevo grupos en los que los puntos principales son la comunicación, el aprendizaje, la colaboración y la divulgación, igual que l@s maestr@s.

3. ¿Qué es lo que más te apasiona en este mundo?

Puede que pienses en tu hobby. Bien, por ahí va el asunto. En este mundo no hemos venido a trabajar, sino a disfrutar haciendo nuestra labor; cada un@ la suya, como cada órgano de nuestro cuerpo.

Para ello te puedes preguntar en qué dedicarías tus horas si no existiera el dinero ni el tiempo. ¿Qué harías? Yo soy mucho de cantar, escribir, actuar… y por eso lo integro en mis meditaciones, sesiones o talleres.

4. Experimenta

En muchas ocasiones es la propia falta de inspiración la que nos bloquea. Puede que lleves muchos años con la misma rutina (que nos atonta) y no te hayas planteado qué más puedes hacer. O que te plantees, pero no sepas el qué.

No me cansaré de decirlo: prueba, prueba, prueba. Sin el contacto directo es muy difícil decidir. Decidir desde la razón no es decidir desde el cuerpo.

¿Que te gustan las plantas? Dedícales más tiempo, aprende, haz un cursillo, investiga.

¿Que te gusta el mar? Acércate, observa vuestra relación, busca qué posibilidades hay de vivir en contacto con él.

Toda relación necesita cuidado y mimo. Mima tu relación con aquello que te apasiona, que suele ser lo primero que dejamos de lado en cuanto la vida aprieta.

Como ves, puedes empezar por cosas simples y pequeñas, aquello que vibra en ti. Dale tiempo, espacio y se irá hilando.

  1. Vivir de la misión

Probablemente, si fuéramos puristas, te diría que sí que puedes vivir de ello sin problema. Y, en realidad, así es. Pero tengo que decir que esa creencia a veces choca demasiado y asusta.

Hay mil maneras de monetizar aquello que haces y que te hace sentir bien. Pero no tienes por qué dedicarte todo el tiempo a una sola misión.

Estamos en un cambio de paradigma del trabajo, como lo conocemos de nuestros padres. Cuanto más flexibilices la idea de un solo trabajo para toda la vida con una única tarea mucho mejor. Tu mundo interno y externo será más rico.

  1. Vivir conectad@

Puede que te encante lo que hagas, pero por los vaivenes de la vida te hayas desconectado de esa energía de placer.

Es normal porque, en demasiadas ocasiones, trabajas más horas de las que te gustaría y en condiciones que no son las óptimas para ti.

Te recomiendo que no te conformes, aunque te guste, cuando estás plenamente inmerso en tu universo.

Puedes vivir mejor replanteándote cómo: tal vez nuevas colaboraciones o nuevos formatos.

Recuerda: la vida es cambio constante.

  1. Siéntete segur@

¿Cómo saber si he encontrado mi misión? De algún modo, sientes una seguridad interna de que estás haciendo lo que debes. “Estoy en el lugar correcto, haciendo aquello que deseo”. ¡Y eso es un regalo!

Dedicamos muchas horas al día, en general, a trabajar. Más, habitualmente, que las que pasamos con nuestras personas favoritas.

¿No crees que debería ser nuestra tarea favorita aquella que tanto regalas al mundo y te regalas a diario?

Gracias por leerme y por compartir este artículo con quien sientas que le pueda ayudar para elevar juntos la vibración.

Me encantaría saber qué piensas al respecto, si estás en el camino de tu misión de vida, si nunca te lo habías planteado o si quieres ya respuestas claras.

Mar de Borja
ecoutelamer@gmail.com

Mar de Borja es psicóloga holística y creativa por eso trabaja enfocada en esos espíritus libres que quieren encontrar la paz interior para disfrutar de la vida. Emprendedora, practicante de la meditación y amante de la naturaleza. Cree firmemente que todos tenemos derecho a ser plenamente felices y su misión es ayudarte a que sigas tu propio camino.

No hay comentarios

Publica un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies