3 trucos para dejar de machacarme y vivir tranquila

Muchas de las personas que veo en consulta vienen con el deseo de amarse más (te dejo mi post sobre autoestima) pero, cuando profundizamos en lo que significaría en realidad, tiene mucho que ver con la necesidad de sentirse tranquilas y dejar de machacarse constantemente con [email protected] [email protected] ¿Te pasa? ¿Te criticas ferozmente y eso te hace sentir fatal? ¿Eres más duro [email protected] [email protected] que con los demás?

Hoy te enseño 3 trucos para dejar de actuar así [email protected] [email protected]

  1. Observa tu látigo. Si hace un tiempo que estás por aquí, sabrás que soy fan de la meditación y que es una de mis prácticas más valiosas. Por ello, observar qué te dices a ti mismo es crucial para entender de dónde viene ese machaque. ¿Es algo que te decían tus padres? ¿En el colegio? Suele empezar por ahí.

 

Os quedaríais de piedra con la cantidad de personas que acuden a mí con creencias del tipo “no soy nadie”, “no soy capaz de”, “no me va a salir bien”, etc. porque han interiorizado algún episodio de su pasado.

 

  1. Permítete ser imperfecto. No es necesario que siempre seas el mejor en todo. No. Sencillamente no es posible y además no te deja vivir en paz. Tal vez destacar o ser el mejor en lo que haces sea uno de tus valores y por ello te juega malas pasadas. No significa que debas renunciar a ello, pero no es necesario ni todo el tiempo, ni en solitario, ni en cada una de las áreas de tu vida. Recuerda que eres humano.

 

  1. Perdónate. Sí. Todo el mundo se equivoca y no importa si el error ha sido mayúsculo o insignificante. Machacarte no va a hacer que vuelvas al pasado, así que perdónate, deja esa mochila con su látigo. Permítete ser quien eres, tal como eres sin tanta justificación. Está bien así. Y todo lo demás forma parte de la vida: equivocarse, aprender, volver a equivocarse… 😉 Así es cómo nos convertimos en expertos, ¿no?

 

Si te ha aportado una nueva visión, compártelo con quien creas que lo necesite e inscríbete a mi Newsletter para no perderte nada. Recuerda que si te está costando dejar de machacarte no tienes por qué hacerlo [email protected] Contacta conmigo y lo hablamos.

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Print
No Comments

Post A Comment